CAPÍTULO 171 - DEPENDER EXCLUSIVA O EXCESIVAMENTE DEL OTRO

Cada persona tiene su propio modo de pensar para interpretar el mundo que le rodea y tratar de manejarse en él, del mejor modo posible. Generalmente, todos buscamos sentirnos bien con nosotros mismos y los demás y lograr las metas y objetivos que nos proponemos en nuestras vidas.

Moderadores: Panoramix, biomana

Responder
User avatar
Francisco de Sales
Habitual
Habitual
Mensajes: 361
Registrado: Mar May 15, 2012 6:19 pm

CAPÍTULO 171 - DEPENDER EXCLUSIVA O EXCESIVAMENTE DEL OTRO

  • Citar

Mensaje por Francisco de Sales »

CAPÍTULO 171 - DEPENDER EXCLUSIVA O EXCESIVAMENTE DEL OTRO
-ATENCIÓN A LA BAJA AUTOESTIMA-

Este es el capítulo 171 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER


Actuar de este modo coloca a quien lo hace en una evidente y pésima situación de desventaja.

Claramente se pone en manos del otro, y depender exclusivamente de él, o de ella, limita las opciones de desarrollarse personalmente y de llegar a ser Uno Mismo.

Se le está dando al otro el poder de mandar en la vida propia ya que, anulada la opción de independencia y autogobierno, y rendidos a su mandato o prepotencia, el que se ha convertido en dependiente se da cuenta de que ya no tiene otra opción más que la de acatar lo que el otro disponga.

En cambio, quien es capaz de seguir siendo él mismo, aun estando en pareja –y por supuesto que puede y debe ser así-, y sin olvidarla ni desatenderla, es quien realmente ha entendido el sentido de la pareja: la unión –que no la suma- de uno más uno que no dejan de ser ellos mismos.

La frase bonita dice que “lo bueno de la pareja es que siendo dos, en realidad sean uno, que es más que dos”. Muy lindo sobre el papel.

Pero es que no es necesario que sean uno, porque no tienen que serlo. Está bien, y es casi inevitable, que haya renuncia a algo por parte de ambos, pero algo periférico, alguna de sus actitudes o costumbres, de sus modos o ideas, algo leve, pero no a Sí Mismo.

Porque si uno deja de ser él mismo, no sabe quién es. O se convierte en otro, y uno no es otro. Uno es él mismo.

La relación no debe coartar la realización personal de ninguno de ellos, porque una idea que se ha de aplicar sería parecida a: “Yo te amo y me amo”.

En la dependencia no cabe la libertad. Ni libertad para ser él mismo ni libertad para amar, porque todo aquello a lo que se llame amor no será sino un sucedáneo, un sentimiento contaminado, con mucho miedo;  no habrá amor de verdad, ni siquiera amor propio, porque la Autoestima estará minusvalorada y seriamente dañada.

El miedo a quedarse solo, unido al poco amor que uno se tiene, solamente le ofrecen esa posibilidad como alternativa: hacer lo que sea para que el otro no le abandone. Entregarse entero y poner los sentimientos a su disposición. Como si su vida sin el otro no tuviera sentido. Y eso es equivocado y enfermizo.

Se corre el riesgo de que el otro se aproveche de esa posición ventajista en la que, si quiere –y es muy posible que quiera-, puede convertirse en un tirano.

La independencia es importante, y tan necesaria que es casi vital para el sano funcionamiento de la relación.

Eso de eliminar el “yo” y el “tú” en la pareja se estanca en esa frase ñoña y no se sustenta en la realidad. Tú y yo hemos formado un vínculo que nos une, pero no nos encadena. Es una unión en libertad, porque cada uno lo quiere libremente. Estoy contigo porque te amo y porque lo deseo. No me importa ni me ata el papel que hemos firmado por puro trámite burocrático. Me importan mis sentimientos que son los que están convencidos de querer seguir contigo. No me siento preso de ningún compromiso sino absolutamente libre para elegir seguir contigo o no. Y esa libertad, paradójicamente, es lo que más me une a ti. Sentir y saber que estando contigo cumplo mi deseo me libera del sentimiento que podría llegar a tener de estar contigo por el mandato de un contrato firmado o por la decisión que otro yo tomó en otro momento.

La independencia en un compromiso es un aire fresco que motiva a seguir.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- La dependencia siempre es contraproducente. Siempre. Cada uno de los miembros debe mantener su propia vida y su integridad.
- La dependencia de otra persona es un claro síntoma de falta de Autoestima. Conviene solucionar esa falta con un trabajo personal o con la ayuda de un psicólogo.
- En el momento en que uno no se sienta con plena libertad de seguir siendo él mismo dentro de la relación es cuando se ha de replantear si la relación es como desea.


Francisco de Sales

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.
Responder

Volver a “Inteligencia Emocional, Desarrollo Personal, Vivir Plenamente”




¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado