CAPÍTULO 46 - NO PEDIR AYUDA

Cada persona tiene su propio modo de pensar para interpretar el mundo que le rodea y tratar de manejarse en él, del mejor modo posible. Generalmente, todos buscamos sentirnos bien con nosotros mismos y los demás y lograr las metas y objetivos que nos proponemos en nuestras vidas.

Moderadores: biomana, Panoramix

Responder
User avatar
Francisco de Sales
Habitual
Habitual
Mensajes: 286
Registrado: Mar May 15, 2012 6:19 pm

CAPÍTULO 46 - NO PEDIR AYUDA

  • Citar

Mensaje por Francisco de Sales »

CAPÍTULO 46 - NO PEDIR AYUDA
- LO QUE NO ES APROPIADO -

Este es el capítulo 46 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


Hay mujeres que se creen que tienen que hacerse cargo de todo en la relación porque es su obligación y están para eso, o que creen que pueden con todo lo que les venga, con todo lo que ponga la vida por delante, con todos los inconvenientes. En mi opinión, están equivocadas.

En las labores y obligaciones de la pareja se comparte todo. O así debiera ser.

Se comparten la cama y el sexo, la comida y el sofá, las ilusiones y el tiempo. Y se debieran compartir las tareas o los asuntos que corresponden a ambos. Compartir y compartirse.

La mujer tiene que acostumbrarse a pedir ayuda cuando la necesite, y olvidarse de ese papel –en algunos casos autoimpuesto - de abnegada madre y cónyuge, de resignada mártir que recibe en sus espaldas cuanto peso quieran ponerle la vida o las circunstancias, de sacrificada víctima, de fuerte y poderosa, y no debe olvidar ni debe renunciar a su femineidad, y lo que ello simbólicamente significa y conlleva. No debe renunciar a sus derechos de pareja, entre los que se encuentra el de compartir también lo más difícil o menos agradable de la convivencia.

Si se necesita pedir ayuda se ha de hacer con naturalidad, sin darle importancia, en justa  reclamación de un derecho que corresponde y no es necesario explicar, sin que ello implique una idea de debilidad, ni de humillación y limosneo.

No es necesario ser -o aparentar ser- Superman o Superwoman. Hay que acostumbrarse a ayudar antes de que la otra parte tenga que pedir ayuda. Ambos tienen derechos y ambos tienen responsabilidades y obligaciones. Y reclamar y recibir ayuda es uno de los derechos de ambos.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- Sé consciente de tus limitaciones.
- Pide cuando necesites.
- Las tareas y responsabilidades de los dos, son de los dos.
- Pedir ayuda no es debilidad, sino justicia.


Francisco de Sales
Responder

Volver a “Inteligencia Emocional, Desarrollo Personal, Vivir Plenamente”




¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado