CAPÍTULO 152 - MENOSPRECIAR LAS INCOMPATIBILIDADES

Cada persona tiene su propio modo de pensar para interpretar el mundo que le rodea y tratar de manejarse en él, del mejor modo posible. Generalmente, todos buscamos sentirnos bien con nosotros mismos y los demás y lograr las metas y objetivos que nos proponemos en nuestras vidas.

Moderadores: biomana, Panoramix

Responder
User avatar
Francisco de Sales
Habitual
Habitual
Mensajes: 328
Registrado: Mar May 15, 2012 6:19 pm

CAPÍTULO 152 - MENOSPRECIAR LAS INCOMPATIBILIDADES

  • Citar

Mensaje por Francisco de Sales »

CAPÍTULO 152 - MENOSPRECIAR LAS INCOMPATIBILIDADES
-CUANDO LA PAREJA ESTÁ DESCOMPENSADA-

Este es el capítulo 152 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER


Parece que no existe la compatibilidad absoluta entre dos personas. Se puede llegar a un porcentaje muy elevado que roce el cien por cien, pero… siempre hay algún pero. Siempre hay algo que impide el pleno.

El tiempo que se dedican al principio de conocerse para investigar y averiguar todo lo del otro ha de ser un tiempo de sinceridad con los descubrimientos, sobre todo con los descubrimientos de las cosas que puedan provocar incompatibilidad entre ambos.

El noviazgo es solamente un tiempo de tanteo, de pruebas, de comprobar: todavía no hay un compromiso cuya ruptura pueda ser traumática.

Se está a tiempo de explicar con sinceridad la razón de no querer seguir adelante, o de encontrar una excusa, o de no contestar más a las llamadas y no verle –cada uno a su gusto, según su ética-, y dejar el corazón desocupado para la próxima persona interesante que aparezca.

Porque la otra opción es valorar seriamente cuáles son las cosas que no terminan de verse claras, y ver si son cosas que se pueden resolver fácilmente, provocando con ello un acercamiento entre ambos, o si son cosas definitivamente separadoras; y si tienen solución, cuánto se está dispuesto a aportar, por ambas partes, para lograrlo.

Las diferencias que son insalvables no se pueden salvar. Y esto es una perogrullada, pero hay que verlo con ojos nuevos y entenderlo con mente nueva.

Lo que no se debería hacer, bajo ningún concepto, en ninguna circunstancia, con ninguna excusa, es convertirse en cómplice de un autoengaño del que todos -el otro, la pareja como tal, y uno mismo- van a ser las víctimas y los perjudicados.

Y no es tanto la importancia que tengan esas cosas que pueden desunir como lo primordiales que sean para uno, porque es cada uno quien marca el lugar que ocupan en su escala de valores, o en la lista de las que son innegociables. Y ser rígido en el respeto de no negociar lo innegociable puede evitar un montón de perjuicios: los que surgirían en el caso de aceptar lo inaceptable.

Las incompatibilidades son las señales de aviso que marcan el porvenir de una relación, y conviene hacerles caso, y no evitarlas ni negarlas, ni menospreciarlas con la utopía de que el amor lo soluciona todo, o que no se le van a dar mucha importancia, porque, más adelante, sí se le van a dar importancia y se va a comprobar que el amor, por mucho que lo intente, no lo soluciona todo. Y aún se solucionará menos cuando el amor haya desaparecido y no quede ni siquiera un poco para intentarlo.

La buena sugerencia es estar atentos a esas discrepancias irreconciliables, prestarles mucha atención –aunque desde la nube del enamoramiento no se vean bien-, valorarlas en su trascendental medida, y tener la honradez y la valentía sensata de cortar una posible relación antes de darle oportunidades de que se instaure ya condenada al hundimiento.

En las relaciones establecidas la regla es similar: si hay demasiadas incompatibilidades y si eso causa malestar y no parece que se puedan resolver… debe valorar la continuidad o no.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- Hay que tratar de solucionar las incompatibilidades porque son habituales y no deberían ser un obstáculo en las relaciones. Se pueden negociar y ver si se logran acuerdos satisfactorios para ambos.
- El autoengaño no es conveniente ni en lo personal ni en la relación. Si realmente se ve que la relación no va a funcionar no hay que empeñarse en conseguir lo imposible.
- El amor, por mucho que lo intente, no lo soluciona todo.


Francisco de Sales

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.
Responder

Volver a “Inteligencia Emocional, Desarrollo Personal, Vivir Plenamente”




¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 1 invitado